ARGENTINA



A. DIAGNÓSTICO


En Argentina la oferta de energía primaria en 2013 se hallaba representada por el 52% gas natural y 34% de petróleo, siendo la participación hidráulica de 4%, la nuclear 2%, la de carbón mineral 2%, la de aceites (biocombustibles) 3% y las de biomasa 3%. La dendroenergía es uno un tipo de energía que cumple un rol importante para el país, disponible como leña, carbón vegetal o residuos agroindustriales. Es utilizada para generar calor o electricidad en sectores residenciales, comerciales e industriales. En términos generales, la disponibilidad potencial de los recursos biomásicos en Argentina aún no ha sido lo suficientemente estudiada y poco se han desarrollado estrategias de aprovechamiento sustentable. Resultados preliminares dan cuenta que la energía generada a partir de biomasa en el país es una fuente potencial y sustentable. El consumo general de biomasa con fines energéticos se ha estimado por última vez en el 2008 a través de los datos aportados por el censo 2001, y se estimó un 1,5 % de m3 más para el año 2007 teniendo en cuenta el aumento demográfico para el sector residencial y doméstico. El consumo comercial de leña y carbón se produce en los restaurantes, parrillas y para los hornos de las panaderías; y en el sector industrial en ladrilleras y secaderos de yerba mate y té.

Entre los relieves cordilleranos y precordilleranos del país, el balance de oferta y demanda es prácticamente neutro, lo que significa una escala de producción y uso similar, sin embargo en las zonas más llanas y húmedas podría considerarse que la oferta pareciera sobrepasar la demanda. En este sentido este superávit probablemente sea utilizado para abastecer las regiones deficitarias y de esta manera compensar la escasez general. Además se encuentran los recursos biomásicos indirectos, potencialmente utilizables y producidos anualmente, provenientes de aserraderos del monte nativo y plantaciones forestales, molinos arroceros, industria algodonera, manicera (cacahuate), olivícola, azucarera, así como también de la poda de cultivos de frutales para el comercio.

Según el Informe Wisdom para Argentina 2009, los datos obtenidos por el proyecto señalaron la importancia que tiene este recurso para la producción de energía (térmica y eléctrica) en todos los sectores. De acuerdo a los datos de este análisis de Balance Energético Nacional, la contribución de la biomasa a la Oferta Interna de Energía Primaria para el año 2005, fue similar al 3 % (2.255 ktep de un total de 72.000 ktep anuales), mientras que los cálculos del proyecto hacen presumir que esta contribución es cercana al doble de dicha cantidad. Entre los resultados obtenidos, destaca el hecho de que, al menos a nivel nacional, existe un consistente superávit potencial de biomasa energética, tanto para explotaciones locales como comerciales.

B. DESARROLLO DE LAS INICIATIVAS: PARTICIPACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO, PRIVADO Y LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL


En la República Argentina el suministro energético en condiciones óptimas de seguridad, calidad y precio es un objetivo irrenunciable en la definición de una política energética. Se viene desarrollando un proceso de planificación estratégica teniendo como núcleo a la Secretaria de Energía de la Nación, la cual permite la compatibilidad de la iniciativa privada con la pública de manera de procurar un escenario energético sustentable y un crecimiento económico estable y sostenido.

C. AVANCES Y LOGROS: PLANES REGIONALES Y MESA INTERINSTITUCIONAL


No existe una agenda regional ni una posición regional unificada en términos de la negociación internacional sobre cambio climático. En general, los países de América Latina y El Caribe son altamente vulnerables a los impactos esperados del cambio climático y son conscientes de su menor responsabilidad relativa de haber llegado a esta situación, respecto de otros países y regiones. Esta situación genera una comunión de intereses que contribuye a posiciones comunes de los países de la región. No obstante, en algunos aspectos más específicos la región exhibe intereses muy heterogéneos como resultado de sus diferencias en el perfil productivo, su matriz energética, el perfil de emisiones de los diferentes países y los acuerdos estratégicos de alineamiento político. Es decir los acuerdos comerciales (ALCA) y de integración y/o asociación regional (UNASUR) o extra-regional (OECD). Es importante que países de la región generen un estado de resiliencia ecológico-social unificada, es decir estén preparados para acceder a las diversas fuentes de financiamiento que estén disponibles (tanto para adaptación como para mitigación) en pos de aprovechar las oportunidades que se les pueden abrir en el futuro. O bien generar estrategias para establecer sinergias entre el aporte que puedan hacer para prevenir el cambio climático, contribuir al desarrollo sustentable, la erradicación de la pobreza, la seguridad alimentaria y la mejora de la calidad de vida de sus poblaciones.

D. RETOS: DISEÑOS ECOEFICIENTES Y COSTOS ACCESIBLES


Existe un panorama complejo para alcanzar un desarrollo sostenible del sector energético. Por una parte la excesiva dependencia del gas natural en particular y de los hidrocarburos en general, indica la necesidad de diversificar la matriz energética. Sin embargo debe ser considerado que las opciones para lograr tal fin requieren de montos de inversión mayores y que en el actual contexto es difícil esperar sean realizadas por el sector privado a menos que, nuevamente el Estado incremente el nivel de subsidios o bien se ajusten los precios y tarifas pagados por los consumidores. Es necesario avanzar sobre estrategias bioenergéticas más precisas e identificar la viabilidad de proyectos de utilización energética de biomasa en lugares específicos del territorio nacional. Los pasos a dar se estiman necesarios para continuar avanzando en el conocimiento de la disponibilidad de recursos y residuos de biomasa y las posibilidades de su utilización energética.

E. USO DOMÉSTICO DE ESTUFAS DE LEÑA


En relación a los diseños de estufas de leña más frecuentemente utilizados para el uso doméstico podemos describir a las llamadas Estufas de Hierro, Cocina Económica, la Estufa Rusa o Estufa de Alto Rendimiento, la Estufa Rocket, el diseño de Estufa Tromen, entre otros. Un diagnóstico detallado del uso de estas estufas y diseños será agregado a modo de informe ampliado de Argentina en la RLCCL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario