MÉXICO


A. DIAGNÓSTICO: LOS MÁS POBRES GASTAN EL 25% DE SU INGRESO EN LEÑA


En el 2010 la leña representó el 41% de la demanda total de energía del sector residencial. Asimismo, 22.5 millones de personas, que equivale al 20% de la población, utiliza leña como combustible para cocinar. En ese grupo están las familias más pobres del país, quienes destinan el 25% de su ingreso mensual a la compra de leña.Han surgido nuevas estufas, algunas con características locales acertadas, pero otras no cuentan con ningún tipo de evaluación. Además, se observa la carencia de normas oficiales y certificación, así como el escaso interés en evaluaciones integrales.


B. DESARROLLO DE LAS INICIATIVAS: PROGRAMA DE ESTUFAS AHORRADORAS DE LEÑA


La experiencia de México se describe en lo siguiente:
  • Se comenzó implementado estufas de autoconstrucción (años 80´s a 90´s)
  • A partir del 2005 se comenzaron a realizar estudios de medición de impactos y monitoreo. Se desarrollaron modelos de estufas para difusión de mayor escala con moldes y materiales estandarizados
  • En 2007 se ha establecido el Programa Nacional de Estufas ahorradoras de leña como parte del Plan Nacional contra el Cambio Climático logrando una meta a 2012 de 600,00 estufas instaladas. Se desarrollaron modelos de estufas pre fabricadas listas para ensamblar en el lugar y cocinas portátiles.
  • 2012 a 2014, continua el programa nacional y surgen iniciativas para la Certificación Social de programas implementados por ONGs.


C. AVANCES Y LOGROS: ESTUDIOS Y MONITOREO


Se ha realizado estudios sobre impactos en salud, evaluación de desempeño y funcionamiento (laboratorio y campo), monitoreo, adopción y uso, contaminación intramuros, emisiones de GEI y Carbono Negro (laboratorio y campo).También se ha elaborado la metodología para el proyecto de Carbono, el establecimiento de un laboratorio de referencia sobre estufas de biomasa en la Universidad Nacional Autónoma de México y la implementación del Programa de Certificación Social Voluntaria (Patsari). Se estima a la fecha más de 800,000 estufas instaladas mediante programas federales de combate a la pobreza, fundaciones y organizaciones civiles; y se cuenta conmás de 25 fabricantes de estufas y una demanda creciente en todo el país.


D. RETOS: BUENAS ESTUFAS QUE DUREN MUCHOS AÑOS


Es prioritario establecer metas a futuro, que tengan como objetivo la “adopción exitosa” y no el número de estufas. También se debe evaluar y establecer estrategias de monitoreo, para lo cual es necesario involucrar a sectores como Salud, Educación, entre otros.Al mismo tiempo, debe mejorar el enfoque de intervención, considerando la vivienda sustentable e integración de ecotecnias, con el propósito de tener una buena estufa, que funcione adecuadamente por muchos años, lograr que los beneficios sean sostenibles, apoyar el proceso de acompañamiento y monitoreo, y establecer mecanismos financieros para adquirir, reparar y renovar estufas.Establecer estrategias para la Certificación en varios niveles: Dispositivos, con normas y estándares, implementadores/constructores a través de competencias laborales, y organizaciones e instituciones con programas de certificación social.